miércoles, 20 de diciembre de 2017

Cuentos: Frau Holle, Madre nieve o La dama de nieve

Hoy os traigo un cuento típico de esta época, ya que Frau Holle, Madre Nieve o La Dama de Nieve no es otra que Holda, una forma germánica de Frigga, he copiado aquí el cuento para que podáis leerlo como una actividad más de Yule, o por lo menos como curiosidad, para que lo conozcáis. Espero que os guste.


"Había una vez una viuda que tenía dos hijas: una, su hijastra, que además de ser muy guapa era muy hacendosa, y otra, la segunda, su verdadera hija, tan fea como holgazana, pero era la favorita. Ésta se pasaba el día sin hacer nada, mientras que la primera no disponía de un solo momento de descanso. Además de tener que hacer las labores de la casa, la obligaba a hilar todas las tardes, hasta que le sangraban los dedos, en una rueca que había dispuesto junto al pozo del huerto.

Un día al ver que había manchado de sangre el huso, fue a lavarlo en el agua del pozo, pero se le escapó de la mano y se hundió en el fondo. La infeliz muchacha se echó a llorar y temblando de miedo fue a contárselo a su madrastra:

-Eres una inútil -le gritó despiadadamente-. Si se te ha caído el huso al agua, arréglatelas como puedas pero ya lo estás sacando ahora mismo.

La joven volvió al pozo y como no sabía qué hacer para recuperar el huso, se lanzó desesperada al agua. Al llegar al fondo, perdió el sentido y cuando volvió en sí se vio en una soleada pradera cubierta de miles de flores.

Echó a andar y de pronto se encontró con un horno lleno de hogazas de pan, ya cocidas, que le gritaron:

-¡Por favor, sácanos de aquí o moriremos abrasadas!

La joven empuñó la pala, fue sacando las hogazas una a una y cuando el horno quedó vacío las colocó cuidadosamente sobre el blanco mantel que cubría una mesa.

Luego siguió andando y se encontró con un árbol repleto de manzanas maduras:

-¡Por favor, sacúdeme o mis manzanas se pudrirán!

Hizo lo que el árbol le pedía y una lluvia de manzanas cayó de sus ramas. Las amontonó cuidadosamente y echó a correr por la pradera.

Al cabo de un rato vio, por fin, a una anciana vestida de blanco que estaba asomada a una de las ventanas de una casa. 

-Entra si quieres -le dijo-. Y si me haces todas las labores de la casa, te prometo que conmigo no te faltará de nada. Pero debo advertirte que además deberás poner el mayor cuidado en mullir y sacudir bien los edredones de mi cama, para que las plumas vuelen y nieve sobre la tierra. Por que yo soy la Dama de la Nieve.

La muchacha entró a su servicio y desde el primer instante la bondadosa dama quedó satisfecha de su laboriosidad y del esmero que ponía siempre que sacudía su edredón para que las plumas se esparciesen por el aire como copos de nieve.

Se sentía muy feliz haciendo sus tareas, sin tener que soportar los malos tratos de su madrastra. Sin embargo, con el tiempo empezó a sentirse triste sin saber por qué, hasta que comprendió que era la nostalgia de su mundo lo que tanto le apenaba.

Un día, por fin, se decidió a contar a su ama lo que sentía y cuánto le gustaría volver con los suyos a pesar de lo buena y cariñosa que había sido con ella desde que la acogiera en su casa.

La Dama de la Nieve respondió:

-Comprendo que eches de menos la tierra que te vio nacer y, por haberme servido tan fielmente, yo misma te ayudaré a subir al mundo de donde viniste.

La cogió de la mano y la condujo hasta un pórtico. Al acercarse, la puerta se abrió por sí sola. Y al entrar en el recinto, una lluvia de oro descendió sobre la hermosa joven.

-Es mi regalo por haber sido hacendosa. No cambies nunca y conservarás el oro durante toda tu vida -dijo la Dama de la Nieve-. Y aquí tienes, además, el huso que se te cayó al pozo.

La puerta se cerró y, de pronto la muchacha se encontró de nuevo junto a la vieja rueca del huerto.

El gallo, al verla cantó alegremente:

"Quiquiriquí,
cubierta de oro,
nuestra niña está aquí."

Entró en la casa, y la madrastra y su hija al verla cubierta de oro la recibieron con los brazos abiertos.

Ella les contó todo lo que le había sucedido. La madrastra, al oír cómo había obtenido el oro, pensó que también su hija tan fea como holgazana, podría hacerse rica y la puso a hilar junto al pozo. Para que el huso se manchase de sangre se pió con él en un dedo. Luego lo tiró al agua y ella misma se tiró tras él.

Al igual que su hermanastra, apareció en la hermosa pradera cubierta de flores y echó a correr siguiendo el mismo sendero.

Al llegar al horno, las hogazas de pan volvieron a gritar:

-Por favor, sácanos de aquí o moriremos abrasadas.

Pero ella siguió su camino sin hacerles el menor caso.

Cuando llegó al árbol cargado de manzanas maduras, éste volvió a gritar:

-Por favor, sacúdeme o mis manzanas se pudrirán.

¿Y a mí qué me importa? .-contestó.

Y se alejó sin preocuparse de lo que pudiera ocurrirle.

Al llegar por fin a casa de la Dama de la Nieve, y verla en la ventana, le dijo que quería entrar a su servicio.

El primer día, haciendo un gran esfuerzo, obedeció sin rechistar a su ama, pensando en el oro que le regalaría. El segundo día empezó ya a holgazanear, y el tercero se levantó de mala gana, y no hizo como debía la cama de la Dama de la Nieve.

Al día siguiente, la Dama de la Nieve la despidió, que es lo que quería la muy holgazana, creyendo que antes de volver a su mundo quedaría cubierta de oro.

La Dama de la Nieve la condujo al pórtico y la ambiciosa muchacha entró en el recinto apresuradamente. Pero, en lugar de una lluvia de oro, cayó sobre ella una lluvia de brea.

-Ese es mi regalo, por tus servicios -dijo la Dama de la Nieve, desapareciendo al tiempo que se cerraba la puerta.

El gallo, al verla aparecer en el huerto, esta vez cantó diciendo:

"Quiquiriquí,
cubierta de  brea,
nuestra niña está aquí."

Y como siguió siendo tan holgazana como siempre, jamás pudo librarse de la brea que había llovido sobre ella."


Puede que también le interese:


1 comentario:

buxakas dijo...

Heil asatru Hexefus.
Hace tiempo que quería contactar contigo, soy conocedor de tus ganas por el estudio y la práctica de nuestra religión, se que tienes el libro de David Wolfheart, que ya en si es un libro de prácticas, pero hace tiempo encontré un mega PDF que además de incluir los textos (eddas y sagas) tanto en prosa como en verso, incluía varios apartados, runologia , stadhagaldr, introducción a la magia seidr y chamanísmo nórdico y también un apartado de prácticas, blots symbels etc. El motivo de todo esto, es agradecerte el ser como eres, porque cuando sentí la llamada del norte me costo muchísimo encontrar gente que me enseñara, que compartiera conocimientos conmigo y entonces encontré tu blog. Ley tu experiencia y me sentí identificado, tus palabras me llenaron de fuerza para seguir en este camino que no me arrepiento para nada de haber cogido. Quizas el PDF ya lo tengas, en ese caso pues nada si no es así házmelo saber de alguna forma. Muchísimas gracias otra vez de todo corazón aquí tienes a alguien con quien compartir dudas, Sigue así, los dioses te han escogido para esto,
Skål por ti