Cómo llegué a ser Asatruar




ALGUNAS DE LAS COSAS EXPUESTAS AQUÍ SON OPINIONES PERSONALES, QUE NO TRATAN EN NINGÚN MOMENTO DE HACER DAÑO A NADIE, SINO QUE NACEN DE MIS OPINIONES, EXPERIENCIAS, REFLEXIONES Y DE CÓMO ME HACÍAN SENTIR CIERTAS SITUACIONES.

Este texto será editado según pasen los años y vaya avanzando en Ásatrú.

***

Escribo este texto para contaros cómo llegué a interesarme por la cultura nórdica, y cómo llegué a ser asatruar. Comenzaré contándoos cosas de cuando realmente era una cría, y comienzas a acercarte inocentemente y luego os explicaré más de mis experiencias adultas, ya más serias.

Siempre me han llamado la atención muchas cosas de la cultura germánica y nórdica, un ejemplo es que mis primeras runas las fabriqué en el año 2000, cuando tenía 17 años, y aun ni siquiera sabía que había un paganismo activo en nuestro país, ni sabía que fuera posible la existencia hoy en día del paganismo.

En el año 2000 una amiga que tenía durante el bachillerato, me prestó un libro “Futhark, manual de magia runa” de Edred Thorsson, curiosamente porque a ella le interesaba lo celta, y el libro ni siquiera era de algo celta, sino germánico, pero el libro llegó a mí. Lo leí y me interesó bastante, hice fotocopias de algunas partes del libro concernientes a las runas, fabriqué mis primeras runas de madera, y años después compré mi propio ejemplar del libro.

En 2002 buscando aprender más sobre Brujería conocí la existencia del paganismo, y me atrajo poderosamente, en seguida me me interesé por la tradición nórdica, pero cuando buscaba información, no encontraba libros, y los únicos libros paganos que te explicaban todo paso a paso eran los de Wicca. Cómo me interesaba la brujería compré algunos libros y comencé a estudiar, en uno de esos libros se explicaba que había que escoger un panteón en el que centrar tu práctica y meditar cada día para conocer a uno de sus dioses, y yo, por supuesto, escogí el panteón nórdico, y cuando medité sobre Odín, no os voy a contar todo porque es muy personal y especial para mí, pero solo diré que nunca lo olvidaré, el Odín que yo ví, me dijo cosas que luego se cumplieron, y con las cosas que me dijo “me ganó” o así lo expreso yo siempre. Pero pienso que en ese momento yo no estaba preparada para ser asatruar, era muy joven, estaba buscando, y en mi opinión la Wicca es inmediata en cuanto a aprendizaje, hay más material, y para mí Ásatrú es una religión que es más ancestral, también más seria porque la mayoría de los adeptos se basan en la investigación histórica, yo sentía que Ásatrú exigía más responsabilidad.

Durante estos años también conocí a un chico que era Heathen, y me explicaba montones de cosas sobre su religión, yo muy obcecada en el aprendizaje de Wicca, parecía que no echaba cuenta, pero en realidad aprendí mucho más de lo que parecía. Incluso pienso que esta persona no apareció por casualidad, tenía que estar en aquel momento de mi vida, porque yo algún día recorrería el camino asatruar.

Así seguí durante 9 años aprendiendo y practicando Wicca, a pesar de que tenía sentimientos encontrados constantemente (y eso se puede ver en las cosas que escribía en La Bruja Verde, por eso era tan crítica), iba a mi aire, tenía maneras de hacer las cosas que no aprendí en los libros de Wicca, sino que eran ideas anteriores con las que llegué a ese camino y que nunca he desechado. Hasta que en enero de 2011, después de haber dudado durante muchos meses sobre dejar Wicca (de nuevo, algo que claramente se veía por las cosas que escribía), dudaba porque no estoy de acuerdo con muchas cosas de ella, no estoy de acuerdo con la estructura, con que todos sean brujos, con que todos sean sacerdotes, me afixiaba como se niegan y se ridiculizan cosas ancestrales o pertenecientes al chamanismo y a la brujería natural, cómo se niega la sensibilidad y los dondes, algo básico en la brujería de antaño, cómo la mayoría se convierten en wiccanos de libro que además acumulan cientos de objetos que no saben usar y mucho menos saben hacer las cosas sin objetos físicos, ni usar energías, algo fundamental, o cómo se ridiculiza, critica y aplasta a grandes brujos que tienen una gran experiencia y sabiduría y acaban teniendo que pasar a la sombra. Y después de pensar y volver a pensar, y de la desagradable sensación de que estás traicionando a tu religión por cambiar a otra, empecé a pensar que debía cambiar y estudiar Ásatrú, algo que me atraía por mi interés por la cultura nórdico-germánica, y cuya estructura como cultura y religión tiene sentido para mí y mucha lógica, incluso pienso que llegará a ser una gran religión de nuestra época, porque es estable y madura, se interesa por la investigación histórica, la arqueología y la no contaminación esotérica o la menos posible, en resumen es seria y adulta. 

Cómo anécdota os diré que a la primera persona a la que le hablé de mi intención, respecto a este cambio, fue a Fire Valquiria, de Argentina, ya que ella es asatruar pero también practica Wicca. Ella fue muy amable conmigo y me dijo que se podía ser wiccana y asatruar perfectamente, pero yo sentía que no era eso exactamente lo que quería, necesitaba apartarme de Wicca, porque para mí no tiene sentido, y porque mi manera de ver el camino mágico-espiritual no tiene nada que ver con esa religión.
Así que después de mucho pensar, llegué a la conclusión de que ya no debía ser Wiccana, pero sí seguiría siendo practicante mágico-espiritual, ya que había brujos y chamanes antes de la creación de  Wicca, también los había en la cultura germánica por ejemplo, y no eran Wiccanos. Y que al margen de mi práctica mágica, mi religión sería Ásatrú, por que además, el hecho de tener bastante sangre centroeuropea, de descender de personas de sangre germánica, para mi tira mucho y esto también fue un apoyo.

También hablé mucho con personas como Diego García de Gotland Forn Sed, que aclaró todas mis dudas, con creces, me ayudó mucho. Y hablé con otras personas de distintos grupos y corrientes de Ásatrú y Odinismo en España, o  que entendían sobre mitología y cultura nórdica, todos fueron muy amables y me dieron la sensación de que estaba en el camino correcto, ¿sabéis la sensación de paz y de 0% estrés que se siente cuando estás en el camino correcto? Así me sentí.

Durante los años que siguieron, fui muy fiel a Ásatrú, a sus tradiciones, cultura, dioses, espíritus, etc, pero me resultó muy difícil estudiar y aumentar mis conocimientos, ya que trabajaba por la mañana y por la tarde, y estaba siempre realmente agotada. Pero me siento orgullosa de decir que siempre tenía un momento para mis dioses y siempre los tenía en mis pensamientos, en mis palabras, en mis creencias. Pero me sentía muy culpable de no poder avanzar en el estudio.

En 2016 se me presentó la ocasión por fin de seguir con mis estudios, ya que mi vida cambió 100%, gracias a los dioses, porque ahora puede seguir estudiando, investigando, aprendiendo y avanzando.

Y en 2017 es cuando retomo este proyecto, el blog Ásatrú Héxefus, creado en marzo de 2012, y abandonado debido a la vida profesional. Lo retomo con paciencia, sin prisas, sin una gran promoción, porque mi objetivo es completarlo, no solo dar una opinión sobre temas de la cultura nórdica y de Ásatrú, sino crear un lugar donde realmente se pueda aprender y cualquiera que entre se pueda informar.